EL FRIJOL SE MIDE EN DINERO, PERO NO ES DINERO: INJUSTICIA CONTRA GABINO JIMÉNEZ

EL FRIJOL SE MIDE EN DINERO, PERO NO ES DINERO: INJUSTICIA CONTRA GABINO JIMÉNEZ

abril 28, 2022 0 Por Redacción

Algo huele mal aquí…

Por salvador mancillas.
Estoy leyendo sobre las acusaciones en contra del presidente municipal de Tecuala, Gabino Jiménez y cada vez más me convenzo de que está siendo objeto de una celada política vil, a la que se están prestando, por desgracia, las autoridades judiciales. “Usura”, “tráfico de influencias”, “asociación delictuosa”, son los graves delitos que se le imputan de forma artera y ridícula, de acuerdo al parte que circula ampliamente en las redes sociales.
El origen de las acusaciones está en la gestión de semilla de frijol que el presidente realizó, a solicitud de un grupo de campesinos que tenía problemas para sembrar al principio de la temporada. Gabino les consiguió lo que en la jerga agraria local se llama “crédito parido”, que es por cierto bastante común en mi querido Tecuala. Lo que se presta, no es dinero, sino semilla, un objeto de uso productivo. Sin embargo, los números desorbitan los ojos cuando leemos que los campesinos debieron firmar un pagaré en el que se comprometen a “pagar” un kilo y medio de frijol, por cada kilo prestado.
El contrato es en realidad super ventajoso para los campesinos porque, en la práctica, el parámetro más usual es el de prestar un kilo a condición de regresar por lo menos dos. Si se tratara de dinero, habría delito porque en este caso no se pueden cobrar intereses de más del 23 por ciento (precisen los expertos). En el caso del frijol, la escala de crédito y sus parámetros de “rédito” tienen que ver con el hecho de que el frijol se reproduce potencialmente con el cultivo. Según la experiencia de los campesinos tecualeños, aproximadamente con 30 kilos de frijol se puede sembrar una hectárea de tierra. Y si alguien ocupa más de eso, es porque es tontejo para sembrar.
Me ionforman que si la temporada es buena, como es el caso de la actual, una hectárea puede producir hasta UNA TONELADA de frijol (lo que quiere decir que esos 30 kilos sembrados se convierten potencialmente en diez costales de 100 kilos cada uno, lo que es específico de este bien agrícola. Si pudiera uno sembrar literalmente treinta mil pesos para obtener al final de la temporada un millón, pues todos seríamos agricultores. Por desgracia, el dinero es totalmente diferente al frijol y, por tanto, el campo seguirá siendo jodido. La autoridad y los acusadores están usando indebidamente los porcentajes del préstamo de semilla como si se tratara de dinero, lo que se convierte en un manejo mañoso e interesado de la ley.
Pero mientras tanto ya pasaron a perjudicar a Gabino Jiménez a nivel nacional, a pesar de haber actuado como gestor de buena fe, por la mala fama que se le imputa en los medios y por el despojo ilegal, por tanto, del cargo de alcalde para el que fue electo por una inmensa mayoría. Al menos espero que el doctor Navarro Quintero exija una aclaración exhaustiva de los aspectos técnicos de la acusación. ¿Quiénes son los primeros beneficiarios de la salida de Gabino? Saquen conclusiones, señoras y señores.