Search
Domingo 23 julio 2017
  • :
  • :

¿QUÉ SUCEDE EN LA UAN?

uan_2

Escribe: Salvador Mancillas Rentería
1. La crisis de la UAN se debe a la corrupción. No tienen nada que ver las conquistas sindicales, ni el subsidio del IMSS y el ISR, mucho menos los profesores, el sector que más ha sufrido los recortes y el escamoteo de recursos. Es perverso culpar a los académicos, como lo hacen algunos líderes. El personal docente percibimos la mitad de lo que gana el promedio a nivel nacional.
2. Los nayaritas deben estar enterados de que las autoridades de la SEP actúan de mala fe al aprovechar la situación de la universidad para imponer condiciones de financiamiento, cuando su deber de Estado es sostener la educación profesional pública.
3. Los altos funcionarios federales quieren imponer recetas derivadas de su absurda ideología neoliberal y han convertido al rector Nacho peña en rehén de sus exigencias y disposiciones. No nos distraigamos en crear conflictos internos, ni en culpar de todo al rector. Él tiene una cuota de responsabilidad por su posición, como es: proponer ideas para salir de la crisis, transparentar las acciones institucionales y mejorar la organización académica. Merece el beneficio de la duda. No perdamos de vista que en estos momentos de grave crisis la mejor alternativa es marchar juntos. Sólo excluyamos a los corruptos.
LO QUE DEBEMOS HACER:

A) Buscar alternativas de financiamiento para cerrar el año (salarios y prestaciones de aquí a diciembre), y realizar gestiones con el gobierno entrante (el de Toño Jr.) para nuevos esquemas económicos. No hay que dejarle a la SEP pretextos para condicionar a la UAN. Hay que esperar que se vayan los actuales e ineptos funcionarios federales.
B) Participar en una propuesta de reforma universitaria seria, que fortalezca la educación superior pública a nivel nacional, y elevarla a las autoridades del próximo sexenio que comienza en 2018.
C) Adquirir compromisos y metas claras de mejoramiento: en el plano académico, financiero, ético, laboral.
Busquemos la Unidad universitaria: NADA QUE HUELA A CORRUPCIÓN.

Comentarios

Comentarios