Search
Lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

“LA CUARTILLA” Los grandes fracasos nacionales. (I de III Partes.)

La Cuartilla. (Por lo de “cuarta” con la que se castigaba a los animales)

20883302_1564732396923495_884427849_o

Los grandes fracasos nacionales. (I de III Partes.)19989018_1529214510475284_616230338_n

 

 

Escribe: Miguel González Lomelí

Ante la perspectiva inmediata del siguiente cambio de gobierno en Nayarit, que nos llevará en volandas al 18, se impone una reflexión profunda y crítica de la época histórica que nos toca vivir.

Por fuerza, habrá que partir del hecho innegable de que el país se enfrenta a una de las peores crisis de su historia, aunque tal vez lo apropiado sería decir que ésta es la peor crisis, porque en las otras había una fuerza, un orgullo, una decisión de superarlas.

Tres elementos solamente bastan para perfilar este aciago momento: el narcotráfico, la corrupción y la pobreza inacabable.

Con eso tenemos para corroborar que el estado mexicano es un estado fallido, pues no cumple con la función primordial que es garantizar el bienestar general de la población.

¿Cuáles son, a mi entender estos grandes fracasos nacionales? El primero por su importancia social: la educación.

Hasta los años setentas del siglo pasado, la educación fue un poderoso factor de formación cívica por la inducción de valores socialmente valorados para la convivencia nacional. Aparte de su poder de movilidad social.

El triunfo y consecuente implantación de políticas neoliberales a partir de los setentas hizo que, paulatinamente, se fuera perdiendo el carácter nacionalista que tuvo la educación desde los años veintes hasta la década mencionada.

El reemplazo de la planta de profesores que fueron formados en la ideología revolucionaria, por profesores egresados de escuelas normales donde la pobreza ideológica en la formación docente fue la característica más notoria.

¿Qué edades tienen las hordas de narcos y políticos que se disputan la primacía de quién le hace más daño al país? Me refiero a los capos de unos y otros y tienen alrededor de 50 años, individuos que cursaron la educación básica sin ese sedimento nacionalista e ideológico al que he aludido y que llegaron, sólo los políticos, a escuelas superiores, posgrados extranjeros, donde les imbuyeron el principio, del triunfo fácil, el éxito económico a toda costa y el menosprecio de principios éticos que normen la conducta.

Los capos narcos son la excrecencia de este sistema económico de corrupción que no genera plazas para todos los ambiciosos de poder y dinero. Los capos políticos tienen secuestrado al país para su beneficio.

No creen que si el “Chapo” hubiese tenido posibilidades de estudios superiores hubiera competido por el título

Comentarios

Comentarios