Search
Jueves 19 octubre 2017
  • :
  • :

QUE BUSCA RAÚL MEJIA SIENDO CANDIDATO DE MC

received_1345107372219333

20883302_1564732396923495_884427849_o

Por Héctor Gamboa Soto

En lo personal no creo que Raúl Mejía González sea un iluso.
Creo que Rulas sabe perfectamente que aceptar ser candidato a la gubernatura de Nayarit por el espantajo llamado Movimiento Ciudadano, es una tontería electoral.
Sabe que nunca ganará en una elección que se espera sea altamente competida entre el candidato del PRI, que seguramente será Manuel Cota y el abanderado de la alianza opositora, que encabezan PRD y PAN, más partidos membretes que los acompañan.
Se espera que entre Polo Domínguez y Toño Echevarría surja la persona que dará la pela al tricolor.
Aunque si van divididos Polo y Toño, pues será día de campo para el dirigente nacional de los Campesinos, Cota, a pesar de gasolinazos y otras estupideces del gobierno.
Por su parte Morena sacará muchos votos. Muchos. Más allá de la reencarnación de la momia de Tutankamón, el médico Miguel Ángel Navarro Quintero (Que es, por decir lo menos, anticlimático), el partido del Peje será taquillero entre “el pueblo bueno”.No. Raúl Mejía no es iluso. Sabe a lo que juega. Ha sido parte del poder priista durante décadas. Se favoreció de su relación con el poder, desde los tiempos en que era un muchacho guapo, colaborador de un viejo mañoso en Tabamex, y desde entonces tenemos la dicha de tenerlo en Nayarit.
Por su relación con Don Emilio González, ascendió en la pirámide del poder nayarita. Presidente Municipal, líder del Congreso local, legislador federal… Siempre ha estado pegado a la ubre presupuestal.
No es un iluso. ¿Entonces a qué juega don Rulas? Tres ideas sueltas:
1.- Juega a dividir el voto de los priistas, para beneficiar a la oposición. Aunque debo aclarar que su defección no es un golpe duro o mortal para el PRI, como pretenden hacerlo ver.
De hecho, casi no se lleva a nadie con él. El Tricolor ha soportado peores fugas. A Félix Torres Haro y los 100 mil seguidores que habitaban en su cabecita loca.
A Miguel Ángel Navarro Quintero, que, apoyado por el magisterio, casi gana la gubernatura. En el caso de Raúl Mejía, no significará gran cosa.
2.- Quiere negociar alguna chamba o posición desde lo que él considera una “posición de fuerza”. Recordemos que uno de sus supuestos apoyos en Manlio Fabio Beltrones, ícono priista. Hacer ruido y negociar.
3.- Y que verdaderamente haya enloquecido y crea que puede ganar la elección desde el fantasmal Movimiento Ciudadano. Y, repito, no creo que sea iluso. Loquito puede ser.
Faltan pocos días para despejar dudas. Ya que se alineen los caballos desde el arrancadero, tendremos una visión más clara.
Por lo pronto, bye bye don Raúl.
Al cabo éramos más, cuando éramos menos.

Comentarios

Comentarios