Search
Sábado 21 octubre 2017
  • :
  • :

Asesinan a tres niños en operación policiaca en San Miguel de Allende

16144188_1340556136007790_184191803_n

20883302_1564732396923495_884427849_o
Tres niños, de cuatro, ocho y 11 años, fueron asesinados durante una operación de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) y la Secretaría de Seguridad Pública (SSPE) para capturar a hombres armados que supuestamente se alojaban en una finca de este municipio.
El titular de la PGJE, Carlos Zamarripa Aguirre, dijo que la madrugada del sábado anterior, en la comunidad Ampliación de Cieneguita, un grupo de pistoleros recibió a balazos a policías municipales, quienes con apoyo de agentes de la procuraduría y de la SSPE acudieron a la finca, arrestaron al velador Antonio Luna, y encontraron sin vida a tres menores. El velador asesinó a sus hijos, según los peritajes de balística y la declaración de la esposa, afirmó el fiscal.
Sin embargo, Juana Luna, esposa del velador y madre de los niños muertos, declaró: Estábamos dormidos cuando escuché un carro y muchos gritos. Mi esposo se levantó rápido y hubo muchos disparos. No sabíamos qué hacer.
Agregó que su marido le pidió a la policía reportar que había una balacera fuera de la finca que cuidaba y tomó un arma, con la que hizo algunos disparos. Cuando los agentes de la PGJE y la SSPE entraron a la propiedad dijeron que nos iban a matar, que nos iba a cargar la chingada. ¡Estábamos muy asustados!, expresó la mujer. Agregó que los policías lanzaron gas lacrimógeno y comenzaron otra vez a disparar. Después le quitaron la pistola a mi esposo.
A mí me jalaron, me voltearon y escuché disparos.
Luego –continuó– los uniformados le dieron un arma a su esposo: “¡Ten, cabrón, agárrala, deténla!’, le dijeron a mi esposo.
Él agarró la pistola y un policía con guantes se la volvió a quitar”, contó Juana Luna.
A ella la encañonaron y le preguntaron cuántos eran y dónde estaban.
–Te va a cargar la chingada –la habrían amenazado. –¡Si me van a matar, ya mátenme!
–dijo haber respondido.
“Suplicaba ver a mis hijos, pero ellos me preguntaron quién había matado a los niños. Les dije que ellos estaban vivos y los policías respondieron: ‘los mató tu esposo, tú dijiste que fue tu esposo”’, aseveró.
Juana Luna narró lo anterior ante el agente del Ministerio Público (MP), pero no tomaron en cuenta su declaración.
Yo les repetí que faltaba información y me dijeron que eso no importaba porque los peritos ya lo tenían anotado, indicó.
El MP sostuvo que el vigilante ya había confesado que él mató a los niños. Ella respondió que lo único que hizo fue protegernos.
Zamarripa Aguirre señaló que para acabar con dudas y retóricas, los periodistas podían acudir a la audiencia de imputación ante el juez de control, pero el Poder Judicial no permitió el acceso a los medios de comunicación.
El procurador aseguró además que la mujer admitió que en la finca se alojaban hombres armados que habían llegado hace apenas unos días.
Indicó que el velador se reservó su derecho a declarar y que la PGJE no ha detectado faltas o negligencia en el informe de los policías ministeriales que participaron en la operación.
La Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHG) inició la investigación 04/17-D por la muerte de los niños y expresó su compromiso pleno de llegar a las últimas consecuencias y deslindar responsabilidades.
Ayer se realizó la misa de cuerpo presente de los tres menores, a la cual acudieron cerca de mil personas, entre familiares, amigos y pobladores. En el trayecto al panteón, pasaron frente al Centro de Readaptación Social de San Miguel de Allende, donde exigieron la liberación del padre de los niños asesinados.(La Jornada)
Emilio

Comentarios

Comentarios