Search
Jueves 19 octubre 2017
  • :
  • :

Anuncia nuevo gobernador de Sinaloa combate a inseguridad y corrupción

quirino-candidato

20883302_1564732396923495_884427849_o

Javier Valdez Cárdenas Corresponsal Periódico La Jornada

.

A combatir la inseguridad y la corrupción se comprometió el priísta Quirino Ordaz Coppel en su primer discurso como gobernador, luego de rendir protesta en el Congreso local, entre protestas fuera del recinto.

El empresario hotelero y ex diputado federal anunció que todos los policías de Sinaloa volverán a someterse a exámenes de control de confianza y se instalará un sistema estatal y municipal anticorrupción.

Ordaz Coppel, quien sucede en el cargo a Mario López Valdez, Malova, admitió que la seguridad es el principal reto de su administración, pero también prometió combatir la corrupción y obligar a todos los funcionarios de su equipo a presentar su declaración 3 de 3 (patrimonial, fiscal y de conflicto de interés).

A la ceremonia, realizada el mediodía del sábado, acudió el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, José Calzada Rovirosa, en representación del presidente Enrique Peña Nieto.

También estuvieron los gobernadores de Sonora, Claudia Pavlovich; Durango, José Rosas Aispuro; Puebla, Rafael Moreno Valle; Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda; Chihuahua, Javier Corral Jurado; Colima, Ignacio Peralta, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

En el sexenio pasado se cometieron en Sinaloa cerca de 7 mil 500 homicidios (en contraste con los 6 mil 300 de su antecesor, Jesús Aguilar Padilla) y cerca de 450 feminicidios; además, el estado tiene una deuda cercana a 9 mil millones de pesos, y proliferan las acusaciones de corrupción y desvío de recursos públicos en la anterior administración.

Ordaz Coppel, quien fue secretario de Administración y Finanzas con Aguilar Padilla (2004-2010), anunció que propondrá una nueva Ley de Responsabilidades de los Funcionarios Públicos y reformas al Código Penal para que peculado, cohecho y abuso de autoridad sean tipificados como delitos graves, lo que impediría alcalzar fianza a cualquier servidor público que haga mal uso de recursos públicos.(La Jornada).

Comentarios

Comentarios