Search
Miércoles 23 agosto 2017
  • :
  • :

MIS ENCUENTROS CON LOS PANISTAS DE HACE 35 AÑOS

20883302_1564732396923495_884427849_o

Articúlo de Opinión
Salvador Castañeda O’Connor·
A Miguelito Herrera siempre lo admiré como un cuadro muy abnegado del PAN, en los tiempos en que ese partido no tenía casi ninguna presencia en Nayarit.

Cuando venia por acá algún dirigente nacional o candidato panista, Miguelito repartía los volantes invitando al mitin; construía el templete; y era el primer orador.
E n el año de 1979 en ocasión de las elecciones intermedias para renovar la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, me tocó ser el representante del Partido Comunista Mexicano ante la Comisión Local Electora. Aquel partido por tener apenas un registro condicionado al resultado de las elecciones, tenia derecho a voz, pero no a voto. Sucedió que un día tenia la necesidad de apoyar un dictamen propuesto por el presidente de la Comisión, que declaraba procedente un recurso interpuesto por mi en el sentido de que eran inválidas las designaciones del personal de las casillas electorales, hechas por el presidente de la Comisión distrital, cuando esa facultad le correspondía a la Comisión en pleno.
Miguel me dijo entonces: -“Tu no tienes derecho a. voto, pero no te apures yo voy a. votar por ti, para que se apruebe el dictamen que te favorece”.
Años atrás, en 1976 para ser preciso, la Dirección Nacional del Partido Popular Socialista, a petición del gobierno de Echeverria, que se asustó por la campaña triunfante de nuestros candidatos a senadores y diputados que movilizó a nuestro pueblo casi como lo hiciera en 1975, canceló los registros de nuestros candidatos a cambio de que el PRI postulara e hiciera a Cruickshank senador de la República por el Estado de Oaxaca.
Fue tan escandalosa y cínica esa maniobra que el diputado michoacano Fernando Estrada Sámano compañero de la Cámara, me ofreció el registro del PAN sin condiciones,” CON EL OBJETO, ME DIJO, DE QUE NO SE REALICE UNA BURLA. MÁS AL PUEBLO DE NAYARIT.”. Agradecimos la propuesta, pero no la aceptamos.
La mayor parte de los dirigentes del PAN en aquella época eran totalmente opuestos a la reforma agraria, a las empresas del Estado, a los derechos constitucionales en favor de los trabajadores y a toda política que se inspirara en los principios de la Revolución Mexicana, pero eran gentes honestas y congruentes con su ideología y partidarios además de que se ampliara el campo democrático.
A los actuales dirigentes del PAN no los conozco. Me imagino que ya no son tan abnegados Y honestos como los de antes, porque ahora comparten con el PRI todo el poder.

Comentarios

Comentarios